lunes, enero 30, 2012

VENGO

Vengo quieta, mi grito, lluvia mansa.
Miedosa en su abandono, la perfidia,
desecho los embustes, la ignominia,
con la luna hechizada
.


Con humildad te digo: quien te ama
no curva el tallo de la flor herida,
cede su néctar fiel a la caricia
en noche de esperanza



Prendida con tu aroma,
me uncí a tu piel la noche de un domingo,
con la verdad salida de tu pecho.

Me adormecí a tu sombra ,
porque un adiós fragmenta los caminos
como púa, sesgando los momentos.

(Freya)
30 de Enero


,

 






















2 comentarios:

  1. Bellííísimo poema, querida Freya, con unos maravillosas versos y metáforas, digno de todo y más...

    Besos. Mary

    ResponderEliminar
  2. Gracias mi querida Mary, próximo a taller, pero con tus advertencias, espero pase bien, eres un sol.... me haces recordar viejos tiempos. Mil gracias. Besos para ti.

    ResponderEliminar