martes, mayo 01, 2012

AUN CUANDO





En argollas inciertas surca el humo
de un cigarrillo atado entre mis dedos.
Reflexiones prensadas de intuición
apedrean mi juicio  al detenerse,
cincelando en mi ser un rompeolas.

Circundo mi esperanza para amarte, apacible,
sensitiva, diseño tu perfil,
lo precario aparece como un mar,
magulla con su orilla pedregosa
la sensatez cargada de mi fuerza.

Sigo sola quizás si no te encuentro,
aun cuando yo te tenga frente a mí.

(Freya)
25 Abril, 2012









4 comentarios:

  1. Hola amiga querida. Muy bello y excelente poema, con el que disfrutar, escribiéndolo y, leyéndolo.

    Felicidades y besos desde la orilla del Mar Mediterráneo.

    Mary

    ResponderEliminar
  2. gracias Mary querida por estar siempre a mi lado. Besos

    ResponderEliminar
  3. Hay heridas que no cirran, querida amiga...
    Bello poema...por cierto ahora te encuentro
    más en libertad, nada te ata, no hay medida en tus versos...
    Fausto

    ResponderEliminar
  4. Hola Fausta que gusto verte por aquí, gracias por tu visita, por tu lectura y comentarios.

    Ciertamente es más libre la poesía, pero si tiene medida, es un verso blanco con estrofas endecas, medidas de 7-7, en fin, trato al menos siempre versos impares que le da la musicalidad que me gusta.

    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar